Escozul®: ¿Tiene efectos secundarios?

LifEscozul® - Efectos adversos

A diferencia de los tratamientos antitumorales convencionales como la quimioterapia o la radioterapia, el Escozul® no presenta efectos adversos que tengan una influencia negativa en la vida del paciente, sólo se ha observado que la administración del Veneno del Escorpión Azul puede causar somnolencia y mareo en los primeros días de administración.

En nuestros más de 17 años de experiencia en el tratamiento con Escozul® (LifEscozul®) en pacientes con cáncer, hemos podido constatar que el mareo es un síntoma poco frecuente que se produce muy rara vez en pacientes que tienen una alimentación deficiente.

La somnolencia (sueño leve), es más frecuente y es un síntoma que se produce debido al efecto analgésico del Escozul® y significa una ayuda en la calidad de vida, pues en muchas ocasiones el estrés de la enfermedad hace que sea difícil conciliar el sueño.

Con el Escozul® se mejora el descanso nocturno, que se traduce en un cambio sustancial en la calidad de vida del paciente y por ende en su actitud para enfrentar la enfermedad.

Hemos observado también que el Escozul® puede provocar aumento del apetito en la mayoría de los pacientes. El apetito se puede ver afectado en las personas que padecen cáncer debido a distintos factores, desde psicológicos hasta asociados a la enfermedad. Este factor variará de acuerdo al tipo de cáncer o a causa de tratamientos como la quimioterapia. Es por esto que recuperar y aumentar el apetito es considerado un signo positivo y un indicador de avance.

Algunos pacientes con una mayor sensibilidad estomacal pueden sentir ardor o dolor abdominal posterior a la administración, sobre todo en la dosis de la mañana que se hace en ayunas. Es un síntoma raro y muy pocos pacientes nos han referido sentirlo, y se resuelve normalmente cambiando los horarios de administración del Escozul® para evitar su ingesta posterior a largas horas de ayuno.

Otros pacientes han referido un rubor o leve aceleración del ritmo cardíaco posterior a la ingesta de la dosis durante los primeros días de tratamiento, este es también un síntoma muy raro que se produce en muy pocos pacientes. Como aún no se ha estudiado a fondo no podemos descartar que se trate de un efecto psicológico en algunas personas.

Por último, se ha demostrado en estudios de análisis de los componentes del Veneno del Escorpión Azul que éste no contiene los agentes irritantes que se encuentran normalmente en el veneno de avispas, abejas y hormigas, por lo que no provoca las reacciones tóxicas de irritación y alergia que provocan los venenos de estas otras especies en el organismo humano.