Grupo LIfEscozul Nos Definen los Resultados. Escozul (Veneno del escorpión azul, escorpión azul, veneno del alacrán azul).
Sábados- Domingos: Cerrados

Hable con un Especialista:
Ecuador: +59322261640
Chile: 800914011

Escríbenos a WhatsApp:
+1 9362240034
LifEscozul Cuba

azul

Sobre el Autor:
Licenciado en Biología en el año 2004 de la Universidad de la Habana, trabajó en el Departamento de Investigación y Desarrollo en LABIOFAM como parte del proyecto Escozul, especializado en el manejo de las poblaciones de Rhopalurus junceus. Desarrolló estudios sobre la importancia de la dieta en la concentración del veneno del escorpión azul (Escozul).

Desde la década de los 80, en que se descubrió el Escozul y sus propiedades antitumorales, miles de pacientes se han beneficiado de este producto. Este uso continuo por más de 30 años, se ha basado en la explotación sostenida de las poblaciones naturales de Rhopalurus junceus, dado que el Escozul se produce usando el veneno que se extrae de estas poblaciones, pues hasta la fecha no ha sido posible producir el principio activo de forma sintética.

Entonces, ¿cómo ha sido posible este uso sostenido? ¿Son tan grandes las poblaciones de Rhopalurus junceus que son capaces de aguantar el impacto de la extracción continua de sus individuos?

Es difícil saberlo, dado que no se cuenta con un estudio sobre el tema.

Sin embargo, hay detalles que indican que las poblaciones de Rhopalurus junceus antes de su uso social eran extensas por toda la isla y fáciles de localizar. Este tipo de escorpión es bien popular entre los campesinos cubanos quienes suelen reconocerlo con facilidad y le denominan alacrán colorado. Incluso entre los años 80s y 90s, la explotación de estas poblaciones no fue intensa. La mayoría de las personas que estudiaban el tema no tenían más de 400 alacranes en cautiverio y no se permitían sobreexplotarlos pues la muerte de cada escorpión representaba un arduo proceso de captura, pues este tipo de escorpión solo habita en lugares naturales no urbanos.

Todo cambió en la década de los 90s cuando LABIOFAM comenzó a investigar las propiedades del Escozul, aunque también en sus inicios fueron cautelosos en la forma de tratar las poblaciones de Rhopalurus junceus. Con el tiempo, sus dirigentes decidieron crear granjas de escorpiones en cada una de las provincias de Cuba con un mínimo de 10 000 escorpiones por cada una. Como Cuba tiene 14 provincias, la masa de escorpiones en cautiverio creció hasta 140 000 individuos, con una tasa de mortalidad anual de alrededor del 30% debido a la sobre explotación.

La situación actual indica que las poblaciones de Rhopalurus junceus están sujetas a un fuerte estrés por la caza indiscriminada que hace LABIOFAM sobre las mismas, siendo que cada vez se hace más difícil encontrarlos, pues se han retirado a zonas más intrincadas.

Esta especie, cuyos depredadores son relativamente pocos, lo que ha posibilitado que sus poblaciones crecieran libremente sin un freno ecológico marcado, ha tenido la desgracia de toparse con el descontrol y el desacierto humano que está diezmando sus poblaciones, sin contar con un análisis del comportamiento demográfico de estas poblaciones o con un plan de recuperación.

Por todo lo que está sucediendo es muy probable que las poblaciones retrocedan a niveles mínimos haciendo imposible su uso para preparar el Escozul.

Al final, son los pacientes con cáncer quienes se quedan sin poder usar el Escozul por una pésima gestión y un control ambiental inexistente.

Al principio de todo siempre estará Rhopalurus junceus y todos los secretos que se perderán si esta especie llega a desaparecer.