Factores de riesgo


Elaborado por el Grupo LifEscozulCuba, 29 octubre 2015

Factores de Riesgo

No es posible conocer con exactitud por qué una persona padece cáncer y otra no, sin embargo las investigaciones han indicado que existen ciertos factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad de sufrir esta enfermedad.

La OMS establece que aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.

El consumo de tabaco se destaca como el factor de riesgo más importante, y es la causa de más del 20% de las muertes mundiales por cáncer, y de alrededor del 70% de las muertes mundiales por cáncer de pulmón.

Algunas infecciones virales también pueden causar cáncer. Los cánceres causados por infecciones víricas, tales como las infecciones por virus de las hepatitis B (VHB) y C (VHC) o por papiloma virus humano (PVH), son responsables de hasta un 20% de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medios.

El envejecimiento es otro factor fundamental en la aparición del cáncer. La incidencia de esta enfermedad aumenta muchísimo con la edad, muy probablemente porque se van acumulando factores de riesgo de determinados tipos de cáncer. La acumulación general de factores de riesgo se combina con la tendencia que tienen los mecanismos de reparación celular a perder eficacia con la edad.

Otros factores de riesgo importantes son la exposición a luz solar y radiaciones, algunos procesos de inflamación crónica, la predisposición genética, algunas terapias hormonales.

Al analizar este listado, es fácil percatarse de que la mayoría de estos factores de riesgo pueden ser evitados. Cada uno como individuo, podemos trabajar en evitar los factores de riesgo.

Esto se traduce en evitar el consumo de tabaco y alcohol, mantener una dieta saludable rica en verduras y frutas, controlar el sobrepeso, realizar ejercicios físicos.

Por otra parte la OMS propone:

  • vacunar contra los PVH y el VHB
  • controlar los riesgos ocupacionales
  • reducir la exposición a la radiación no ionizante solar (ultravioleta)
  • reducir la exposición a la radiación ionizante (ocupacional o pruebas médicas
    radiológicas)