Grupo LIfEscozul Nos Definen los Resultados. Escozul (Veneno del escorpión azul, escorpión azul, veneno del alacrán azul).
Sábados- Domingos: Cerrados

Hable con un Especialista:
Ecuador: +59322261640
Chile: 800914011

Escríbenos a WhatsApp:
+1 9362240034
LifEscozul Cuba

azul

El veneno del escorpión azul, Rhopalurus junceus, está compuesto básicamente de proteínas y péptidos. Cuando queremos calcular la concentración del veneno, calculamos la cantidad de proteínas en el volumen total extraído y esto nos indica cuan buena es la muestra y las dosis que se pueden obtener de ella.

Siempre existen factores que pueden afectar esta concentración y, por tanto, influir en la cantidad de veneno necesaria para elaborar cada dosis de Escozul.

Entre estos factores el más significativo es la dieta del escorpión, pues de ella obtiene los elementos necesarios para producir las proteínas presentes en su veneno.

Una dieta pobre en proteínas, como la que reciben estando en cautiverio, tendrá un impacto a corto plazo sobre la concentración de proteínas del veneno del escorpión azul, haciendo que esta disminuya notablemente.

Esto no sucede con escorpiones que son utilizados en la elaboración del Escozul, pero que se mantienen en un ambiente natural. Estos escorpiones apenas varían la concentración de proteínas de su veneno, lo que se debe en gran medida a la variedad de alimentos de que disponen en el medio natural y la cantidad de la misma.

Otro factor que tiene un impacto en la concentración de proteínas del veneno, es el cautiverio en sí, pues a largo plazo los escorpiones comienzan a estresarse y esto trae como consecuencia que se alimenten menos o dejen de alimentarse totalmente. Por lo general, el cautiverio transcurre en ambientes muy limitados, donde los escorpiones están aislados unos de otros y apenas pueden moverse. Si bien es cierto que son territoriales y los casos de canibalismo son normales en esta especie, también es cierto que necesitan interactuar cada cierto tiempo entre ellos básicamente en lo referente a la reproducción. Escorpiones aislados, en espacios reducidos y con una pobre alimentación, pierden interés por la alimentación lo que afecta directamente la concentración de proteínas en el veneno.

Por último, las extracciones sucesivas del veneno tienen un impacto doblemente negativo. Por una parte, el sistema nervioso de los escorpiones es poco desarrollado y tiene una resistencia limitada a la corriente eléctrica. Escorpiones que son ordeñados en períodos menos a 60 días, por espacio de varios meses, terminan perdiendo peso y las conexiones nerviosas en su cola se ven seriamente dañadas, al punto de que la cola pierde flexibilidad y termina rígida. Por otra parte, estos ordeños en los que se extraen varias gotas de veneno, obliga al animal a reponer ese veneno de forma inmediata porque es su única defensa. Esto termina consumiendo las reservas energéticas del animal y afectando su producción de veneno, lo cual, unido a una dieta pobre, termina por inutilizar al escorpión ya sea provocando su muerte o incapacitándolo para producir veneno con la concentración de proteínas necesaria.

Todos estos factores indican que la opción de mantener a Rhopalurus junceus en cautiverio termina por afectar de forma significativa su producción de veneno, así como la calidad y concentración de proteínas de este.

Los escorpiones apenas han cambiado en los últimos 100 millones de años. Son especies muy antiguas con un sistema nervioso poco desarrollado y no son aptos para la cría en cautiverio de forma masiva. Para que el Escozul pueda seguir siendo utilizado, es necesario estudiarlo y obtenerlo de forma sintética, pues la vía natural, luego de 30 años de explotación, no podrá sostener su producción por mucho más tiempo, privando a los pacientes con cáncer de la posibilidad de usar Escozul como una alternativa viable de tratamiento. Preservar, cuidar y apreciar lo que Rhopalurus junceus ha hecho por miles de pacientes es algo que nos toca a todos.